Mar11242020

Última actualizaciónVie, 12 Jun 2020 10pm

Back Usted está aquí: Home Especiales Un día como hoy: Hace 30 años Mari July se hizo ídolo

Un día como hoy: Hace 30 años Mari July se hizo ídolo

01 Julio 2020 -  by Johnny Obregón Rossi

El año 1990 para los peruanos fue muy duro. El insano terrorismo que ponía coches bomba a discreción y la inflación galopante que dejó el primer gobierno de Alan García, hicieron que muchos compatriotas emigrarán al extranjero. 

Pero los hípicos que ya tienen base 4 recuerdan eso y también la aparición de una gran yegua, que en ese año precisamente apareció y se consolidó como una de las últimas grandes exponentes de la hípica peruana. Nos referimos a la recordada Mari July.

Y es precisamente, un día como hoy, hace ya tres décadas, que esta hija de Daring Sheeme y Nadia Real, que crió el Haras Gina logró su consagración en la hípica nacional al imponerse, en gran carrera, en la edición número 88 el Derby Nacional. Con una acertada conducción del jinete Luis ‘Chepenano’ Gonzales y la preparación del recordado Augusto Soto, esta campeona se impuso al atropellador Fahed, que puso emoción en los metros finales.

Hasta ese momento, Mari July no era considerada la principal yegua de su generación, pues en el Clásico Enrique Ayulo Pardo, Western Dancer había apabullado a sus rivales al ganarle por casi ocho cuerpos a Black Fury llegando Mari July solo tercera. Por ese motivo, en el Gran Derby Nacional la carta de las yeguas era la primera de ellas, que junto con los potrillos Valedero, Orizonte, Forte y Fahed, se encontraban entre los favoritos de la competencia. Mari July no lo era.

Pero el día de la competencia sucedió lo que pocos esperaban, pues la yegua conducida por el ‘Chepenano’ no solo ganó la carrera, sino que demostró que era la mejor de los 12 ejemplares que participaron de esta codiciada carrera. Y es que a pesar de que estuvo algo nerviosa en el partidor, y por eso demoró más de tres minutos en ingresar a su celda, cuando se dio la partida, la entrenada por Soto salió desde el vamos a buscar la competencia que finalmente la catapultó al primer plano de la generación.

El favorito Valedero (que había ganado nada menos que la Polla de Potrillos y el Ricardo Ortiz de Zevallos) corría en pareja con un ligero ejemplar llamado River Plate, que salió a tomar la punta con parciales violentos, cortando la posibilidad de que la veloz yegua Western Dancer pueda tomar la punta y hacer su mejor juego. Detrás de ella se colocó Mari July y luego el resto del conjunto, todos muy pegados.

Al pasar por primera vez frente a la meta, River Plate llevaba tres cuerpos a Western Dancer y a medio cuerpo estaba Mari July. El otro grupo, a unos cinco cuerpos, lo encabezaba la yegua Miss Always, estando noveno Valedero y último Fahed, como era su costumbre. A la mitad de la carrera (faltaban 1.200 metros) River Plate estiraba ventaja de cinco cuerpos sobre Western Dancer en un tren muy violento, mientras que Mari July estaba tercera a dos de la segunda, mientras que el resto seguía muy atrás.

Es cuando faltan 800 metros que el Chepenano Gonzáles, en crucial maniobra, se cuela por los palos para ubicarse segundo y se coloca a dos cuerpos del puntero. Western Dancer se va quedando y aparece Firme descontando por la baranda. También mejoran Orizonte y Fahed, mientras que el favorito Valedero sigue enredado entre los últimos. El ingreso a la curva final encuentra a una Mari July a solo medio cuerpo de un agotado River Plate y en los 400 finales responde al requerimiento de su jinete y se desprende unos dos cuerpos del puntero cuando asoma Fahed por fuera.

Desde aquí hasta que llegaron a la meta y ante los gritos y aplausos de los aficionados, la yegua contiene el lento pero firma avance de Fahed, que le pone emoción al final y logra acercarse a cuerpo y medio. El gesto triunfal del Chepenano al cruzar la meta reflejaba la emoción de conseguir su segundo Derby, ya que cinco años antes había tocado la gloria con la yegua Ophyusca.

(VEA EL VIDEO, con narración de Carlos Sarmiento y voces de Fernando Matallana y Gerardo Miranda)

Posteriormente, esta brillante yegua va al Gran Premio Nacional Augusto B. Leguía, lo gana y luego se consagra en octubre de este mismo año en el Gran Premio Internacional Jockey Club del Perú donde se impone en brillante carrera ante el caballo El Duce. Lamentablemente, en febrero del año siguiente, Mari July quedó sentida cuando disputaba la carrera de clasificación al GPI Latinoamericano que se iba a disputar en Brasil, pero esa es otra historia que recordaremos en otro momento.

 

Crédito de foto: Archivo Robalca

Modificado por última vez en Miércoles, 01 Julio 2020 21:03