Lun03012021

Última actualizaciónVie, 12 Jun 2020 10pm

Back Usted está aquí: Home Entrevistas Pablo Núñez: “El propietario peruano tiene ganas de desafiar todo”

Pablo Núñez: “El propietario peruano tiene ganas de desafiar todo”

20 Junio 2019 -  by Néstor Obregón Rossi

La voz de Pablo Núñez es autorizada en el turf sudamericano. No solo cuando ejercía la jefatura de la sección hípica del Diario El País, en su Uruguay natal (dicho sea de paso, de las poquísimas secciones de turf en los diarios de circulación nacional en esta parte del continente), sino ahora como integrante de la Comisión de Carreras del Hipódromo de Maroñas y como analista de la industria de la crianza del purasangre.

Hoy visita Lima (nuevamente) para dirigir el Remate de Criadores, que organiza la ACCCP y aprovechamos un momento para conocer su opinión sobre la realidad actual de nuestro turf y la visión que se tiene de él.

Bienvenido a Perú, nuevamente. ¿Cuáles son las expectativas para este remate de Criadores?

Antes que nada, un honor que la Asociación de Criadores de Caballos de Carrera del Perú haya confiado en mí para estas dos fechas. Es un placer venir a Lima, tengo muy buenos amigos aquí y me siento como en casa. Las expectativas son muy altas, con muchas ganas de estar en estos remates, que son muy importantes para el mercado y que presentan una opción interesante para los compradores. Obviamente comprendo también la expectativa de los criadores, que cada vez que ponen un ejemplar en el ring de venta tienen la ilusión de ser recompensados con el trabajo que han realizado.

La hípica uruguaya es vista como un ejemplo de metodología para el manejo de la industria del turf. Desde tu papel dentro de la organización de la misma, ¿cuál crees ha sido la fórmula? ¿Es posible que, Perú, por ejemplo, la pueda aplicar?

Mira que desde mi llegada escuché bastante sobre la situación que atraviesa la hípica peruana. De la inquietud y expectativa de que el juego crezca, buscando soluciones, armando nuevos juegos o ideando nuevos pozos. Todo eso es muy importante, pero teniendo en cuenta lo que ocurre en muchos hipódromos del mundo, sobretodo en Estados Unidos, de alguna forma en Argentina y la experiencia que hemos tenido en mi país, creo que la presencia de un privado asociado con el Estado, como sucede en Uruguay, donde le permite al privado usufructuar slots o maquinitas y que parte de esa recaudación se vuelque para sostener la actividad hípica, ha sido la mejor fórmula.

¿Y crees que se pueda aplicar a la hípica peruana?

Yo te preguntaría a vos, ¿por qué no se podría? El concepto de racino (Racing + Casino) está desde Florida hasta la otra costa de los Estados Unidos. Y en los Estados donde o están aplicados, como Texas por ejemplo, las personas que están en la actividad hípica desean que el sistema también se aplique. Todo eso te marca que es un camino a seguir. Maroñas resurgió gracias a ese concepto. Todos quienes estamos vinculados a este mundo sabemos que es muy difícil que un hipódromo de números que no sean en rojo solamente por ingresos de juego. Entonces, ese pasivo que genera el hipódromo y la hípica, se ve sostenido por todas las ganancias que tienen los slots. Hasta el momento, mundialmente, es el sistema que mejor ha funcionado.

Para ello, el trabajo será de educación sobre lo que representa esta industria en la economía del país.

Tal cual. Y es importante que empecemos a llamarlo industria. Algunos lo ven como un deporte, como una actividad, como un hobby, lo miran por arriba del hombro, como quitándole importancia, como carreritas de caballos, pero es una industria donde la mano de obra que da es brutal y mejor todavía para sectores de la sociedad más sensibles y desprotegidos. En la hípica encuentran esa oportunidad de trabajo que les permite sacar adelante a sus familias. Y de la mano de un ser muy noble como lo es el caballo de carreras, que nos brinda muchas cosas, desde el gusto de verlos correr, la emoción, la adrenalina, hasta un sustento.

Te dije hace un rato que nosotros miramos al turf uruguayo como un ejemplo de modelo a seguir, pero ¿Cómo ven a nosotros?

Nuestras hípicas tienen mucho en común. Más allá de la producción de caballos de carreras (Nota de redación.- Uruguay produce tres veces más que Perú), identifico mucho a la hípica peruana con la uruguaya porque somos consideradas hípicas “pequeñas” para el resto, en comparación a la de Argentina, Brasil y Chile. Y somos hípicas que pese a todo van sobreviviendo, gracias al esfuerzo de toda la gente que trabaja en la actividad. Pero por otro lado, y siempre lo he comentado, me llama mucho la atención la tenacidad que tienen criadores y propietarios peruanos de ir a adquirir caballos fuera de la frontera. Me gustaría que en Uruguay existiera ese mismo afán de ir a Estados Unidos, no a comprar a grandes precios. El peruano compra muy buenas piezas, con buena genética y a buenos precios. No solo padrillos, sino yeguas madres y hasta yearlings que, pese a la ventaja del nacimiento en primer semestre, terminan ganando carreras como el Derby Nacional. Eso es increíble. El peruano conoce mucho sobre hípica y esa es una fortaleza que deben aprovechar.

¿Y a nivel de la crianza cómo nos ven?

La calidad es muy alta. Han ganado Latinos con un número muy inferior en cuanto a nacimientos en comparación a las demás hípicas de la región. Ha producido una yegua que ha dado un ganador del Belmont Stakes. ¿Te imaginas eso? En Uruguay nos acordamos de Flor de Loto y Flaminio ganando en el viejo Maroñas y recientemente las actuaciones de Baleriana y Bradock en el Latinoamericano. O Santorín en Argentina. Pero además, en Uruguay siempre hemos percibido a los propietarios peruanos como muy entusiastas y con ganas de desafiar todo. Perú va a los Latinos, a los Pellegrini, y no solo al Pellegrini, sino que pone caballos en las otras carreras de la serie. Y va a la Breeders Cup. En cambio el uruguayo no. Lo piensa más. Tal vez porque en Uruguay tenemos hoy la fortuna de tener un clásico, por ejemplo, con una bolsa de premios de 40 mil dólares y por ahí el propietario prefiere irse a la segura y no arriesga. Pero el peruana viaja, compite, arriesga. Y a veces le puede ir mal, porque no se pueden ganar todas las carreras, pero muchas veces le ha ido bien. Y en la historia, al final, esos son los resultados que se recuerdan.

¿Qué vamos a encontrar en los remates que vienen este viernes y miércoles?

Ya tuve ocasión de ver los lotes y la presentación es muy buena. He tenido la suerte de estar en muchos remates de Keeneland y no tiene que envidiarle mucho a las presentaciones de allá. Como en todo, hay alguna pieza que puede estar más chica que la otra, pero es más por un tema del padrillo, de su característica física. En líneas generales es un lote muy lindo, muy parejo, con gran genética. Hay padrillos que presentan su primera o su segunda generación, y están a la expectativa. Habrá productos de padrillos más consagrados, hijos de campeonas, de ganadoras clásicas. Pero adicionalmente, los productos están nominados a los clásicos de criadores del año que viene, algunos nominados a los clásicos Selectos y otros nominados para Breeders Cup. Es decir, tienes el combo de 3x1. Hoy, uno lo dice como posibilidades, pero en solo meses se pueden convertir en realidades y que ya le ha pasado a otros. Así que es una muy interesante opción para clientes o propietarios.

Modificado por última vez en Jueves, 21 Junio 2019 11:23